buscan el cuadro de Goya que desapareció en Talavera de la Reina hace 215 años

«Hace 215 años, cuando España estaba siendo invadida por las tropas de Napoleón, una mano misteriosa cambió un retrato del rey de Fernando VII pintado por Francisco de Goya y Lucientes, que colgaba de las paredes del Ayuntamiento de Talavera de la Reina, por otro retrato del mismo tamaño y del mismo rey, pero realizado por otro pintor: Vicente López Portaña. Un lienzo de peor calidad y, desde luego, infinitamente menos valioso. Se había ejecutado un cambiazo en toda regla», relata a ABC Javier Gallego, abogado y experto en arte.

Ahora, un particular ha encargado a este letrado, especialista en la obra de Goya, que investigue la desaparición del lienzo, un retrato de medio cuerpo del monarca, y la viabilidad jurídica de su recuperación. Este apreciadísimo cuadro podría alcanzar un valor de 15 millones de euros, según Javier Gallego, perito tasador de antigüedades, que ha recibido la encomienda de un amante erudito del arte.

«¿Dónde está la peculiaridad de este caso?», se pregunta el abogado. «El cambiazo se produce con una obra original, no con una copia. Cuidado», advierte sobre la «originalidad» de este engaño. «López Portaña es un pintor absolutamente maravilloso, pero no hay color si lo comparamos con Goya…», opina Javier Gallego.

Hay que remontarse a 1808. El Ayuntamiento de la Ciudad de la Cerámica encomienda el retrato del rey al pintor aragonés, al que pagó directamente el trabajo, al cambio unos 30.000 euros actuales, como está documentado en el Archivo Municipal de Talavera de la Reina.

Además del acuerdo para encargar el retrato, en sus instalaciones también se encuentra el acta de recepción de la obra, que la llevó un mulero de Menasalbas (Toledo) desde Madrid, concretamente desde la Sociedad Galarza y Goicoechea, que eran los consuegros de Goya. En el archivo también está el recibo del pintor aragonés por la entrega. «Por tanto, tenemos todos los actos jurídicos documentados», subraya el abogado.

Imagen secundaria 1 - Francisco de Goya, Vicente López Portaña y Javier Gallego
Imagen secundaria 2 - Francisco de Goya, Vicente López Portaña y Javier Gallego
Tres hombres y un cuadro de Fernando VII
Francisco de Goya, Vicente López Portaña y Javier Gallego

El consistorio talaverano llegó a colgar el lienzo de sus paredes, pero el auténtico desapareció y lo cambiaron por uno de López Portaña, pintor del rey e íntimo amigo de Goya, al que retrata de viejo en un cuadro icónico en el que el artista aragonés está con una paleta y un pincel.

Sobre la viabilidad jurídica del lienzo de Fernando VII, cuyo «legítimo propietario y titular es el Ayuntamiento de Talavera», Javier Gallego cita las Partidas de Alfonso X el Sabio, que estuvieron vigentes en España desde 1256 hasta 1889, y también el Código Civil actual, que en su artículo 464 reconoce que «la posesión de los bienes muebles, adquirida de buena fe, equivale al título. Sin embargo, el que hubiese perdido una cosa mueble o hubiese sido privado de ella ilegalmente, podrá reivindicarla de quien la posea». Por tanto, dice el letrado, «existe acción jurídica para recuperar el lienzo».

Por si el cuadro pudiera estar en Francia, Javier Gallego también cita su Código Civil, que fue aprobado por la Ley del 21 de marzo de 1804 y que se encuentra todavía hoy en vigor. «Reconoce los mismos derechos que las leyes españolas vigentes, y las leyes de la época en que se producen los hechos. Las tropas de Napoleón sustrajeron más de 2000 obras de arte en toda España durante su invasión».

Javier Gallego reconoce que no sabe ciertamente dónde estará el cuadro, aunque tiene alguna orientación que no va a desvelar: «El cuadro debió de formar parte de algún encargo o, quizá durante la guerra civil española, pudo desaparecer».