Con “Barvalo”, el MuCEM compone un himno a las culturas románicas

Plantada a mitad de camino, una caravana sin ruedas resume el gran recorrido que llevó a la realización de la exposición dedicada a gitanos, gitanos, sinti y manouches, presentada en el Museo de las Civilizaciones Europeas y Mediterráneas (MuCEM), en Marsella, hasta el 4 de septiembre. En el interior, espera un servicio de porcelana inglesa, en un ambiente recargado. Esta escenografía que se asemeja a la vida lo dice todo: la nostalgia de viajar en una vida sedentaria, los códigos de una cultura cuya nobleza ha sido negada durante mucho tiempo, el reclamo de los herederos que redescubren su historia y la exhiben como una riqueza y un orgullo.

Orgulloso es precisamente el significado de la palabra “barvalo”, elegida como título de la exposición. Bajo el impulso de un antropólogo estadounidense, Jonah Steinberg, junto a los conservadores del Museo de Marsella, los romaníes, de varios grupos y comunidades, han reproducido y renovado por primera vez, juntos, la representación que han transmitido durante siglos.

Cuando Julia Ferloni, curadora del MuCEM, habla en 2018 con Anna Mirga-Kruszelnicka, directora del Instituto Europeo Roma para las Artes y la Cultura, en Berlín, es la primera en estar alerta. “Estaba a la vez alegre y preocupado, recuerda el antropólogo. El arte y la literatura han transmitido tantos estereotipos sobre nosotros…”

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Con “Medicamentos de Asia. El arte del equilibrio», el Museo Guimet, en París, expone el vínculo entre el cuidado y lo sagrado

Sacudidos a través de los siglos, desde la India hasta Europa, exhibidos como bestias de feria en el Jardin d’aclimatation, en París, en 1913, reducidos a objetos de estudios antropométricos antes de ser exterminados en los campos nazis, los Viajeros aún no habían tenido el derecho a una exposición que se parecía a ellos. “De hecho, no existimos. Y cuando existimos, es a través del discurso de los historiadores o académicos. Estamos permanentemente bajo supervisión”resume el escritor gitano Jacques Debot, ex asistente parlamentario de Arnaud Montebourg.

“Encontrar un lenguaje común”

No es fácil, sin embargo, dar forma a comunidades fragmentadas, que nunca han reclamado autonomía política en el marco de un Estado. El propio tejido asociativo está fragmentado, incluso dividido. “Nos tomó un año encontrar un lenguaje común y aceptar puntos de vista divergentes”reconoce William Acker, delegado general de la Asociación Nacional de Viajeros.

En el momento de la elección, los expertos descartaron la serie Gorgan, una familia de gitanos de Arles que el fotógrafo Mathieu Pernot siguió a largo plazo. Expuestas en 2017 en los Rencontres d’Arles, luego al año siguiente en «Gypsy Worlds, the Image Factory: A Photographic History, 1860-1980», en el Museo de Historia de la Inmigración, sin ser nunca controvertidas, estas imágenes ahora vienen de los romaníes. » [Celles] representar a una chica desnuda es escandaloso y ninguna explicación hará nada al respecto”huelgas, implacable, Jacques Debot.

Te queda el 54,16% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.