El 30% de los pacientes que ingresan en Medicina Interna se desnutre durante su estancia hospitalaria

La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) ha advertido de que el 30% de los pacientes que ingresa en sus servicios se desnutre durante su estancia hospitalaria y, además, la sarcopenia está presente en el 33% de los hospitalizados en Medicina Interna.

En palabras de la doctora Arántzazu Álvarez de Arcaya, coordinadora de relaciones con los pacientes de la SEMI, «el ejercicio de fuerza, junto con un adecuado aporte proteico, puede frenar la sarcopenia y recuperar la masa y la función muscular«.

Esto puede ser especialmente importante en pacientes que sufren patologías crónicas como la diabetes, la obesidad, la hipercolesterolemia, la insuficiencia cardiaca o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), entre otras, «en las cuales la presencia de desnutrición y sarcopenia puede conllevar peores resultados en salud con más complicaciones a corto y largo plazo, más tiempo de estancia hospitalaria, más probabilidad de reingreso hospitalario y mayor mortalidad», según la doctora.

Precisamente, tal y como reitera Álvarez de Arcaya, «nutrición y ejercicio son las bases para un estilo de vida saludable, para prevenir el desarrollo de futuros problemas de salud y para optimizar tratamientos farmacológicos cuando la enfermedad ya está establecida».

A su juicio, en relación al ejercicio, también hay que diferenciar qué tipo de ejercicio es recomendable. «Hasta ahora, se hablaba del ejercicio de alta intensidad; sin embargo, es más recomendable hacer ejercicio de fuerza, pues el músculo es el mayor órgano endocrino-metabólico que tenemos, siendo especialmente importante en el caso de las personas enfermas«, ha defendido.

Dar pautas de alimentación y ejercicio

En su opinión, los profesionales deben asumir la responsabilidad de divulgar la información precisa que contrarreste la desinformación actual respecto a la alimentación y se conciencie en el beneficio del ejercicio físico. «Cuando prescribimos a nuestros pacientes tenemos que comenzar por el principio: dar pautas de alimentación y de ejercicio. Médicos, enfermería, fisioterapeutas, especialistas en actividad física y entrenamiento personal, dietistas y nutricionistas con la ayuda de pacientes expertos tenemos el deber de capacitar a nuestros pacientes en el conocimiento de estas materias para que mejoren su autocuidado y con ello su calidad de vida«, ha asegurado.

Por otro lado, según la SEMI, los equipos multidisciplinares son fundamentales para conseguir «resultados óptimos» desde diferentes disciplinas y enfoques. «Clara muestra de ello es la participación en estas jornadas de distintos profesionales sanitarios junto con los pacientes. Todo ello enriquece la visión global del problema, sin perder el punto de vista de la persona enferma, que debe ser el centro de nuestro trabajo y la clave de nuestro esfuerzo diario», han subrayado.

En cuanto al perfil del paciente mayor, la SEMI ha puesto de manifiesto que el aislamiento social y la depresión están haciendo que se incremente su vulnerabilidad, aun sin la presencia de problemas graves de salud. «La soledad es un determinante social que se relaciona con una mala alimentación y, por tanto, con la mala nutrición, así como con una menor motivación para mantenerse activos físicamente», han afirmado.

De hecho, hay estudios que establecen hasta un 71% de pacientes mayores hospitalizados en riesgo de malnutrición o con desnutrición, y la malnutrición se asocia con un incremento del riesgo de mortalidad. Aproximadamente, un tercio de los pacientes mayores son inactivos físicamente, lo que facilita la pérdida de masa muscular y el aumento de grasa corporal.

Por todo ello, la SEMI ha instado a la participación de los pacientes en las estrategias de educación y en la identificación de cuáles con sus principales necesidades e inquietudes es fundamental. «Es clave integrar a los pacientes en las actividades del grupo. Trabajar conjuntamente es básico para poder avanzar en nuestros objetivos y para lograr una mayor calidad de vida para los pacientes y mejores resultados en salud, y por ello su participación en esta jornada es esencial», ha concluido la doctora Ana Maestre, coordinadora del Grupo de Trabajo de Educación para la Salud de la SEMI.