El último descubrimiento inesperado de Egipto que describió la Piedra Rosetta

Corrían unos años, el 14 de septiembre de 1822, cuando Jean-François Champollion irritaba en el despacho de su hermano en la Academia de Inscripciones y Bellas Letras de París con sus brazos llenos de manuscritos y su coraje “¡ya lo tengo! » antes de caer desmayado. En 1829, el genio francés que había descubierto la enigmática escritura jeroglífica de la piedra Rosetta se encontró viajando por Egipto, comprendiendo el orgullo que había en la piedra. Grabé el Nilo desde Alejandría hasta la Segunda Catarata y por la forma en que pude leer las inscripciones de templos, tumbas y monumentos. “No hay nada que cambiar en nuestra ‘Carta sobre el alfabeto jeroglífico’ (…). Nuestro alfabeto es válido”, escribió Dacier, director de la Academia de Registro. Así que ignorad que voy a hacer un último e inolvidable hallazgo. En junio de ese mismo año, Champollion visitó Deir el-Bahari, cerca del Valle de los Reyes, y miró por primera vez en kilómetros de años a los reyes plasmados en piedra, descubriendo el número de un faraón hasta ‘en ese tiempo descubierto, con una carta. y un lugar inesperado. Edward Dolnick (Massachusetts, 1952) tiene información detallada en su informe personal sobre cómo describió “La Escritura de los Dioses” (Siruela, 2024). “Aún más más asombró descubre, al leer las inscripciones, que dondequiera que se hacía referencia aquel barbado, que lucía la vestimenta habita de los faraones, les number et les verbs se hallaban en femenino, como si se tratara d’una reina”, anotado en su diario. El templo de Hatshepsut en Deir el Bahari, Ignacio Gil, sabía que las mujeres que gobernaban en Egipto, como Cleopatra, tenían esposas de un rey o regentes entre los que se contaba un joven príncipe. Champollion no supo que tenía el primer testimonio de Hatshepsut, una reina de la XVIII dinastía que gobernó los destinos del país durante 20 años y que tenía el recuerdo de sus sucesores. Los arqueólogos revelan su historia en la década de 1920, un siglo después, pero el descifrador francés fue el primero en poder leer en su templo que la palabrería «rey» iba seguida de un jeroglifo que marcaba el género femenino y representaba el sonido. ‘. Noticia Relacionada Standard Si Ahmed Issa, ministro de Turismo y Antigüedades de Egipto: “Este año sí se abrirá el Gran Museo” Mónica Arrizabalaga “Sabremos tenerlo en la ocasión que su Champollion se fije en una letra pequeña ‘t’ a un lugar donde no hay pertenencia», dijo Dolnick al final de su informe sobre cómo describió la Piedra Rosetta, con personas actuales y alusiones a diversas expresiones que ayudan a su comprensión. Su obra es la de Irene Vallejo, un viaje al corazón del enigma, la historia del libro de piedra que aprendimos para descubrir los códigos secretos, la historia del antiguo Egipto con formación informática, la siguiente entra en Champollion. y Sherlock Holmes. Desde que en julio de 1799 los tropos de Napoleón hallaran un desprendimiento de granito entre un monte de escombros de la antigua fortaleza de Rashid (la localidad egipcia a la que los franceses llaman Rosetta), se supone que serán la puerta con quienes se hundan. él. la misteriosa escritura egipcia. Por primera vez descubrí un texto en gris, perfectamente legible, con estos bellos e incomprensibles dibujos de círculos, estrellas, personajes y hombres redondeados. Pensamos en describir la escritura jeroglífica durante semanas, pero nos demoramos años y miramos contemplando las inscripciones de templos o templos ignorantes si en ese empleo zambullimos dos prodigiosas mentes con una oscura capacidad para los modismos. Era, quizás, el único que tenía en común con los dos rivales de este singular lanza. Duelo de titanes “El inglés Thomas Young fue uno de los genios más polivalentes que existieron. El francés Jean-François Champollion era una criatura volcánica y un único objeto de atención que ocupaba Egipto y nada más que Egipto», describe el escritor estadounidense, que trabajó como editor de la sección de ciencia del «The Boston Globe». Ha colaborado con “The Atlantic”, “The New York Times Magazine” y “The Washington Post”. Young, un polímata que trabajó tanto en física como en lingüística, descubrió que los jeroglíficos podían representar sonidos, como las letras de nuestro alfabeto, y describió el número de Ptolomeo en una cartulina, adelantándose en la cantera. Sin embargo, Champollion escuchó los mecanismos integrados de la escritura en imágenes, en los que algunos jeroglíficos representan sonidos, otros palabras, con muchas cosas o una sola voz… y finalmente llegó victorioso al meta. Primera cámara desde el templo de Abu Simbel, cerca de la frontera con Sudán, a 300 kilómetros sobre Asuán (Egipto) EFE Por los caminos de ambos descifradores cruza afortunadamente el hallazgo de un obelisco con una lista cronológica de faros e inscripciones en gris y en particular , el multimillonario inglés William Bankes llegó de File a la mansión rural de Kingston Lacy. Otro gran descubrimiento, el de Abu Simbel de Jean Louis Burckhardt, será el uso definitivo de Champollion. Siguiendo las instrucciones de este próximo viajero, Bankes y Giovanni Belzoni, un prozudo circense italiano convertido en arqueólogo, nos trajeron los famosos templos que, por este motivo, se están colocando a la entrada de la arena. El gigantesco paduano entró en 1817 en el templo de Ramsés II, descubriendo en sus paredes pinturas y pinturas que interesaron después a los ingleses y que, a través del arquitecto Jean-Nicolas Huyot, se dirigió a la buhardilla de la calle Mazarine donde vivía Champollion. . El egipcio francés recibió el inesperado paquete que contenía copias de las inscripciones de Abu Simbel el 14 de septiembre de 1822, el día más importante de su vida. Al abrirlo estaba reparado en un cartucho que no tenía vista, con sólo tres jeroglíficos. Descubrí el último símbolo que representa la letra «s» y que aparece dos veces. El primero, un círculo con centro lunar, grabado en el suelo. Champollion registró que la palabrería ‘sol’ en copto era ‘ra’ y que Ra también correspondía al nombre del propio dios sol de los egipcios. Descubrimiento de lo que significa esta especie de raza intermedia, pero a la vez “RA…SS”, el nombre de un faraón de vino en mente: Ramsés. “Aquello fue un verdadero ¡eureka! , y en realidad una triple pista en una”, dice Dolnick, quien, por sí solo, podría describir un nombre puramente egipcio, escrito siglos antes de que los Griego llegaran a Egipto. Encontré un método para descubrir otras palabras con la ayuda del copto, que había estudiado desde su adolescencia. Además, sentí que funcionaba como la compleja máquina intelectual de la escritura egipcia. Ese mismo día, Champollion describió en otra carta el nombre de Tutmosis y escuchó su significado: “el dios de Thoth”, el dios de la escritura, así como Ramsés significaba “el dios de Ra”, el dios del sol. El misterioso símbolo intermedio que significa «nacimiento» también aparece en la Piedra Rosetta fuera de los cartuchos y coincide con el texto gris. Al igual que la noticia de su hermano y sus semanas después de su dramática tragedia, descubrió en París las primeras claves de su trabajo. Champollion no tiene tiempo para resolver todas las cuestiones. Murió una década después. Pero el hallazgo del decreto de Canopo en 1866 en Tanis, con otros textos en gris, demóticos y con jeroglifos como la piedra de Rosetta, confirmó que estaba en lo cierto. Finalmente, como resalta Dolnick, podemos leer este libro abierto que era egipcio, con ilustraciones en cada página.