La Policía busca pistas en las redes sociales sobre el incendio de Murcia para saber qué ocurrió

La Policía va a utilizar todos los recursos a su alcance para aclarar hasta el final la tragedia de la discoteca la Fonda Milagros, donde en la madrugada del pasado domingo trece personas encontraron la muerte. Entre ellos, ha pedido a los familiares de las víctimas que les entreguen todas las imágenes que puedan tener de aquella noche para poder hacerse una idea mejor de lo sucedido.

Para materializar esa petición y que no se pierda información por el camino, los investigadores han facilitado a estas personas un correo electrónico a donde deben enviar esos documentos gráficos. Además, les han pedido que tengan confianza en su trabajo y que no se fíen de las supuestas informaciones que salen de las redes sociales, porque no están fundadas. Asimismo, se han comprometido a mantenerles informados en la medida de lo posible de sus avances.

Para los familiares de las víctimas es importante saber por qué se produjo la tragedia, porque eso les puede ayudar a encontrar cierta tranquilidad. La certidumbre es para ellos balsámica, pero la Policía no puede hacer especulaciones y por ellos les transmite la información con cuentagotas.

El hecho de que este lunes por la tarde los agentes especializados en la investigación de incendios de la Brigada Provincial de Policía Científica pudieran entrar en los locales siniestrados hace concebir esperanzas de que empiecen a llegar las respuestas.

De momento, la Policía insiste en que no se puede determinar el origen de las llamas, por más que la mayor carga de fuego afectase a la Fonda Milagros. También se especula con que las llamas se declarasen por una sobrecarga eléctrica y que estuvieran latentes un tiempo antes de ser detectadas por los clientes. Otra de las hipótesis es la utilización de cañones de fuego frío en la fiesta ‘remember’ de Teatre, tal como recogen las imágenes ya difundidas en la red.

En paralelo a las pesquisas policiales discurre la investigación administrativa, que ya ha dado sus primeros resultados al informar el Consistorio de que sobre esos locales pesaba una orden de cierre desde marzo de 2022.

La afirmación ha sido contestada por el abogado del titular de la Fonda Milagros, que asegura que el negocio sí disponía de licencia, aunque no puede aportarla porque habría sido pasto de las llamas. En todo caso, de existir debería estar en el expediente correspondiente, algo que el Consistorio niega.

Los próximos días serán claves en esta vía, en la que se juega una importantísima cantidad de dinero, ya que si no había licencia de aperturas las responsabilidad civil por lo sucedido es más que evidente. Habrá que ver en este sentido qué estrategia adoptan los titulares de las dos discotecas, si optan por el enfrentamiento o apuestan por una de defensa conjunta.

Mientras tanto, los trabajos de identificación de las víctimas continúa. Ya se conocen las identidades de cinco de ellas, aunque el resto podrían tardar bastante más al tenerse que recurrir a técnicas de ADN. Varios equipos de la Unidad Central de Identificación de la Comisaría General de Policía Judicial trabajan desde ayer por la mañana sobre los restos.