«Me falta madurez para afrontar este tipo de partidos»

Carlos Alcaraz no ocultó su frustración tras caer en semifinales del Abierto de EE.UU. frente a Daniil Medvedev, una derrota que evita la final soñada con Novak Djokovic. El murciano defendió en varias comparecencias ante la prensa durante el torneo que, un año después de su victoria aquí, se consideraba «distinto», «mejor» y «más maduro».

«He cambiado de opinión», dijo tras su derrota con Medvedev, en la que tuvo mucho que ver, como él mismo reconoció, su «pérdida de control» en el ‘tie break’ del primer set y su «desconexión» en el segundo, que le obligó a buscar una remontada muy difícil, que no logró. «No tengo madurez suficiente para afrontar este tipo de partidos», se recriminó. «Tengo que aprender con ello».

El murciano encadenó errores en esa muerte súbita después de no haber concretado dos oportunidades de ruptura de servicio contra Medvedev, y le pesó en la segunda manga, hasta el punto de no plantar cara al ruso.

Noticia Relacionada

TENIS

estandar

Djokovic, de paseo a la final: fulmina a Shelton en tres sets

Javier Ansorena

El serbio canalizó la fuerza del estadounidense a su favor para imponerse con comodidad en tres sets (6-3, 6-2, 7-6)

«Son cosas que tengo que mejorar si quiero ganar más Grand Slam, si quiero ser uno de los mejores», reconoció. «Eso no puede suceder si quiero pelear por grandes cosas, esa es la principal lección de hoy».

«Un 7,5 o un 8»

El todavía número uno del mundo, que lo dejará de ser en cuanto se renueve el ranking de la ATP, que colocará a Djokovic al frente, se dio una nota de «7,5 u 8» en su rendimiento en los ‘grandes’ esta temporada. Ha conseguido un título (Wimbledon) y dos semifinales (Roland Garros y Nueva York) tras ausentarse del Abierto de Australia por lesión.

«He jugado a un nivel muy alto en todos los Grand Slam que he jugado, pero espero estar mejor el año que viene», dijo. «Obviamente, me hubiera encantado jugar una final aquí contra Novak, pero Daniil se merece más que yo estar en la final, no hay más que decir».

El español reconoció que la derrota con el serbio en semifinales de Roland Garros, aquejado de calambres por tensión, le dolió más que la de Flushing Meadows. «Hoy por lo menos he podido pelear hasta el final jugando a un buen tenis, teniendo mis oportunidades de dar la vuelta en el cuarto», dijo sobre los puntos de ‘break’ que tuvo incluso en el juego definitivo.

Por delante, recuperarse de la derrota -«tardaré días, semanas»- y analizar qué ha pasado. «Siempre se aprende más de las derrotas que de las victorias», aseguró. «Es un partido que tengo que analizar bien, hablarlo con Juan Carlos (Ferrero, su entrenador), qué se puede hacer mejor, que he hecho mal de cara a lo que venga».

Y, en el futuro más inmediato, una incógnita: si comparecerá en Valencia esta semana que entra para disputar con España la Copa Davis. «Tengo que verlo. Ha sido una gira larga, intensa. Tengo que escuchar a mi cuerpo a ver qué me pide. Veremos cómo me levanto. Necesito descanso, pero mañana veré».