“Tenía que conectar con la guerra”

Dominique Fourcade había publicado, a finales de 2021, una especie de libro-resumen, me hiciste buscar (POL), magnífica y singular composición a tres voces (con Hadrien France-Lanord y Sophie Pailloux-Riggi) que repasa su carrera como poeta y el compañerismo que tuvo con los pintores, los artistas, el mundo. Este libro podría ser el último, pensó el autor, que ahora tiene 85 años.

Contaba sin la obra viva de la muerte, si se puede llamar a la paradoja que nos permite descubrir coquetear con ella, que acaba de publicarse: «ella» designa tanto el femenino del amor, como el de la escritura, y el de la muerte, por lo tanto, surgiendo con Dominique Fourcade del duelo de una amiga íntima y del desencadenamiento de la guerra en Ucrania, traumática para un hombre nacido en 1938 que creía que Europa estaba a salvo de un conflicto que repetía el de su infancia. Se impuso entonces la necesidad de escribir, un poco como llevar un diario de resistencia: seguir el curso del presente, repentinamente regado por innumerables recuerdos que surgían sobre los sucesivos «coqueteos» -los poemas- del libro, completado por tres fotografías.

Todos estos «coqueteos» ofrecen una experiencia de lectura única, nutrida de mil referencias a las artes y en particular a la pintura, cuya importancia en la obra de Dominique Fourcade, gran conocedor, por ejemplo, de la obra de Matisse. Sin embargo, es necesario insistir en ello: no hace falta ser un especialista del poeta, ni un descifrador familiar de los numerosos ecos autobiográficos, que resuenan en un texto tan hábilmente intimista. Solo hace falta ser un lector desprejuiciado, abierto al movimiento que ofrece este extraordinario libro: una aventura, diríase, si no se abusara de la palabra. Una travesía de la guerra, en todo caso, que no excluye ni el humor ni el autocomentario irónico, sino que siempre nos arrastra, por la cadena de las sorpresas.

Poesía en tiempos de guerra

» He empezado coquetear con ella sin referencia a nada, responde Dominique Fourcade cuando «Le Monde des livres» le pregunta si recordaba a Apollinaire para dedicarse a esta poesía en tiempos de guerra. Es como escritor que me arriesgo más y me entrego más a la vida. Es a través de la experiencia de escribir que estoy en contacto con la realidad. Y la guerra se ha convertido en esa realidad. Entonces me dije a mí mismo que si no quería detenerme e infligirme la muerte, de cierta manera, tenía que conectarme a la guerra. No tenía elección, de verdad. Así que me lancé a estos «coqueteos» que venían uno detrás de otro, sin un plan preestablecido. El propio título se impuso de repente, y creo que me permitió todas las vías posibles. Es como si hubiera inventado toboganes de evacuación. La guerra no tiene salida, el amor no tiene salida, la muerte no tiene salida, pero la escritura permite, en una especie de vértigo, una forma de evacuación. Simplemente traté de sobrevivir. No me di cuenta entonces, pero me doy cuenta, hablando hoy, que eso es lo que hice. »

Te queda el 66,95% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.