“Tenía sangre por todo el vivre”

Cuando escuché los disparos, Francia Anne-Francia Brill -una turista involucrada en el tiroteo de Afganistán y la que madura tres epañoles- pensó por una fracción de segundo que había una celebración en el mercado donde ella y sus compañeros de viaje debían comprar fruta.

Pero aprendí a trabajar con uno de nuestros camaradas. «Sé que tengo sangre para todos», contactó por teléfono con la AFP. Brill, hace 55 años, es enviado en una furgoneta durante una visita grupal al pueblo de Bamiyán El viernes posteriormente, cuando un hombre armado ataca los vehículos y abre fuego.

Brill dejó Ilesa, pero su empresa de viajes, una persona que permaneció en su trabajo, la heredó. «Resultó que era completamente blanco», dijo la francesa. “Décía: ‘Tengo frío, tengo frío… Voy a morir’”. En el atentado de Murieron tres turistas españoles: dos mujeres que eran madre e hija y un hombre de 63 años.

También indica que otra española, una bilbaína de 82 años, tuvo un fallecimiento que ya había “evolucionado favorablemente” en un hospital de Kabul. Los hombres fueron trasladados primero al hospital de Bamiyán y luego a Kabul, la capital del país gobernado por los talibanes, a 180 kilómetros de distancia.

La ráfaga de desapariciones duró sólo un segundo, pero continuó durante largos minutos de sombra incierta. Agachados en el suelo de la furgoneta, los turistas se preguntaban qué había pasado, si todo había completado, qué hacer. “Había sangre por todos los lados”, dijo Brill. Poco después, las autoridades talibanes dieron su apoyo al lugar.

Un ataque terrorista

Al atacar a la furgoneta, Brill no está seguro de si lanzar una salva. “Pero ya no tenemos cura (que ensuciaremos), pero tenemos héroes” en la industria del automóvil, explicó. El atentado fue un reconocimiento al pasado domingo del grupo Estado Islámico (EI), que “combatió la desaparición (…) con amigos contra turistas cristianos y sus compañeros chiítas”.

El grupo yihadista dijo en un comunicado que había tomado un “autobús turístico urbano de los países de la coalición”, uniéndose a la coalición internacional liderada por Estados Unidos para luchar contra la organización en Medio Oriente.

Brill comentó que ella y otros turistas que visitaron las islas serían escoltados por equipos de seguridad hasta Kabul, quienes serían alojados por una delegación de la Unión Europea. Antes de la llegada de Bamiyán, ayudó a reconocer las pérdidas de los muertos y de los herederos. “Establecer cubos de sangre, pero es muy importante para las familias, porque pretendemos recuperar lo que hemos podido”, dijo.

Las autoridades españolas indicaron que sus dos islas comerciales se dirigían hacia Afganistán y que estaban «iniciando la operación para repatriar al resto de víctimas españolas». Brill y dos Estadounidens, aún conmocionados, hicieron un viaje temprano a la casa dominical en Dubai.

Mientras esperaba estar en el aeropuerto de Dubai, la mujer se estrellaría en la isla. “Pude soltarme y decirme a mí misma: ‘Ya está, ahora estoy a salvo’”, explicó. Brill, un viajero en guerra, pensó por un tiempo en visitar Afganistán, ansioso por conocer sus paisajes, historia y cultura. Más de dos años después de que los talibanes impulsaran su insurrección, convirtiéndose en el gobierno respaldado por Occidente, «parece posible», afirmó el turista.

Acompañado por el viajero en su nombre, es su elección como viajero de grupo, consciente de las dificultades que supone detectar un país con infraestructuras deficientes, servicios sanitarios deficientes, líderes de control del gobierno talibán, presencia diplomática y medidas persistentes de seguridad.

El grupo había partido el miércoles en Kabul. Bamiyán fue el primer lugar fuera de la capital afgana para ver los restos de los famosos cogollos gigantes de 1.500 años de antigüedad, destruidos en 2001 por los talibanes durante su primer gobierno.

Brill y sus compañeros acababan de conocerse. Antes de hacerlo, es necesario intercambiar consejos con WhatsApp. Ahora comparta la información de sus compañeros heredados. El grupo ahora está unido por la persona que vive. “Una experiencia en la creación de lazos”, dijo.

Se trata del primer ataque mortal contra turistas extranjeros en Afganistán desde que los talibanes regresaron al poder en 2021.