Un madrileño acude a una marisquería en Galicia y dice sin palabras al importar el relato: “La clavada…”

El mundo de las redes sociales se caracteriza por los virus todo tipo de contenido, declaraciones de personas relacionadas con vídeos de humor. Incluido, en algunas ocasiones, se pondrá en circulación en publicaciones de la época relativas a comentarios de usuarios, o que sean de actualidad por distintos motivos.

Otros son útiles para dar a conocer al público alguna información práctica interesante, como cuáles son los premios de una de las mejores marisquerías de Españacomo es el caso de publicar lo que has escrito en este artículo.

Se trata del restaurante de D’Berto, en O Grove, Pontevedra, donde el creador del contenido madrileño ‘Cenando con Pablo’, estudió para probar su cocina y comprobar si, según su criterio, es o no es el mejor marisco del país. Pablo Cabezali, como realmente le llaman el influencer gastronómico, es popular porque ha visitado los bares y restaurantes más populares y famosos del país, pero tampoco se define como un crítico gastronómico.

Escuchando esta marisquería, Pablo aprovecha para pedir todo tipo de platos de mariscoademás de determinados puestos: camarones, percebes, volandeiras, navajas, carneiros, almejas a la sartén, almejas a la marinera, centolla vaga, empanada, bogavante frito, palometa a la brasa, tarta de queso y filloa de chocolate y filloa de nata. estas son todas las elaboraciones que realizó la “influencer”.

Cada vez que la cámara cuenta las impresiones que ha producido el productor, en su gran mayoría resultados calidad del producto y da fe de por qué este lugar es considerado el mejor marisco que ofrece en todo el país. “Es amar”, tengo que decidir cuando al cien, uno de los platos estrella.

Los precios

Sin embargo, aunque el sabor y la calidad de los platos que se han adquirido son importantes, lo que más interesa a tus clientes y consumidores en general es el precio. Sí, D’Berto es una marisquería con costes al nivel de la frescura de su genero. Entonces, Pablo indicará cuanto cuesta cada platoasí como el precio final del servicio.

En total fue desperdiciado 327euros, aunque cabe destacar que ha pedido un gran número de platos. Entre los precios que se pueden ver en el billete que vuelve al final de la publicación, tendrás que la palometa, que cuesta 108 euros, o el frito bogavante, con un precio de 42 euros. Para muchos estos precios son excesivos, y por eso sabemos que algunos usuarios viajan en las redes sociales:

Además, alguno de los que deseen plasmar su comentario en los comentarios sobre lo que costaron ciertos platos: “¿4 almejas 20€?”, “¿6 percebes 22 pavos? Quieres que sea broma”“se comerá de lujo, mais muy escaso y carisimo, no apto para todos los bolsillos”, “Por dios, soy de vigo y como más marisco de calidad por la tercera parte de ce barbarité de prix” o “Yo soy de Pontevedra et tenéis por seguro que hay muchos sitios donde vienen bien marisco por la mitad de precio… Esta realidad es exagerada…» Fueron algunos de ellos.