Verstappen convoca a Alonso a un gran duelo en la lluvia de Montreal

Max Verstappen se mueve indestructible por el Mundial de Fórmula 1. En esta situación, siempre está al bastante. La lluvia y la pista cambiante, seca y mojada según dicta la naturaleza, configuran una clasificación impredecible en el Gran Premio de Canadá. Pero el neerlandés clava los tiempos, se impone a todo y somete a Fernando Alonso, quien logra una meritoria tercera posición en la salida este domingo.

Montreal recibe al pelotón de la Fórmula 1 con tiempo cambiante, lluvia, frío, atmósfera en seco. Un martirio para los ingenieros y sus decisiones sobre los neumáticos, que todos los pilotos y equipos resuelven por la vía de apremio, ruedas intermedias, las verdes para asumir la parte de agua del circuito.

Mientras pasan los coches seca la pista y mejoran los tiempos. Hay parón inicial con la bandera roja provocada por el chino Zhou, el Alfa Romeo parado en la pista.

Es un panorama esperanzador para Fernando Alonso, quien maneja como un danzarín sur la pista variable. Agua en alguna curva, sector mojado que combinó con los tramos secos. Es tiempo para la pericia de los conduce, del talento en las manos, y por ahí asoman los better.

Verstappen y Alonso intercambiaron posiciones en la cúspide de la tabla de tiempos, ambos al mando según se suceden las vueltas y el trazado empapa el agua. El neerlandés logra el mejor registro, seguido por el español (seis décimas) y Hamilton (siete décimas).

A Carlos Sainz no le advierten de que entorpece la trayectoria de Pierre Gasly y el madrileño se arriesga a una sanción porque le obstaculiza de manera clara al inglés.

Q2 es un rompecabezas difícil de resolver. Así lo dictaba la naturaleza. Empieza la tanda con la duda del agua y un extraño, Albon, arriesga con su Williams a poner ruedas secas y rápidas. Se juntan los astros y el thai marca el mejor tiempo, que ahí se queda hasta el final de la serie.

La lluvia se hace presente y ya no hay remedio. Los que habían puesto ruedas rojas no pueden igualar los cronos por el agua, y los que montan neumáticos intermedios no pueden mejorar porque son mucho más lentos. En ese cruce de gomas, la clasificación atropella a Leclerc y ‘Checo’ Pérez, del nuevo fuera de la Q3.

Para la última tanda de los diez betters, Verstappen is coloca el primero de la fila in the calle de garajes. Red Bull siempre a la vanguardia. Sin el sifón de agua de otros coches, la vista despejada y sin tráfico por delante, el líder del Mundial puede dar dos vueltas a tope mientras llueve ahora sí en Montreal.

El neerlandés se coloca con el mejor tiempo, también esta situación, y parece improbable que nadie moire porque la lluvia arrecia y ya hay poca opción. Alonso se acerca pero no progresa y queda a merced de los elementos. Hulkenberg se cuela con el Haas entre ambos y desplaza a Alonso de la primera línea.

La lluvia severa impide que nadie mejore sus tiempos. Piastri choca contra el muro, la bandera roja solo acentúa la realidad. Verstappen logró la pole en el primer intento.